Fátima y los Papas......

Desde que Nuestra Señora se apareció a los pastorcillos, han habido siete mandatos papales: Benedicto XV, Pio XI, Pio XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Benedicto XV

Tiago Della Genga nació en Génova el 21 de noviembre de 1854. Fue elegido Papa el 3 de septiembre de 1914. Falleció el 22 de enero de 1922.

Su pontificado estuvo dominado por la Priemra Guerra Mundial y por sus consecuencias. Hizo innumerables llamadas a la paz. Son conocidas sus intervenciones del 5 de mayo de 1917, recomendando la oración por la paz, principalmente a los niños, y del 1 de agosto de ese mismo año, proponiendo a las potencias beligerantes un programa de 7 puntos en el que se propugnaba una paz basada en la justicia y no en el triunfo militar.

Fue también llamado el “Papa de las misiones” por su interés por la causa de la evangelización a través de la formación del clero indígena.

Bajo su pontificado tuvieron lugar las apariciones de Fátima.

Pio XI

Aquiles Ratti nació el 31 de mayo de 1857 en Desio (Milán). Fue elegido Papa el 6 de febrero de 1922.

En su primera encíclica, Urbi Arcano (1922), inauguró la reforma de la acción católica, surgida para llevar a cabo una estrecha colaboración entre laicos y la jerarquía en el apostolado de la Iglesia. Instituyó la fiesta de Cristo Rey (1925). Con la encíclica Quadragesimo Anno reafirmó y desarrolló la doctrina social de León XIII (1931).

Su mayor éxito diplomático fueron los pactos de Letrán (1929), por los cuales se regulaban las relaciones con Italia y era fundado el estado del Vaticano, independiente y neutral. Condenó el comunismo ateo y el nazismo.

En 1929 dió una clara muestra de su creencia en la veracidad de las apariciones de Fátima, distribuyendo estampas a los alumnos del Colegio Portugués de Roma y bendiciendo una imagen de Nuestra Señora de Fátima para el mismo colegio.

Pio XII

Eugenio Pacelli nació en Roma el 2 de marzo de 1876. Fue consagrado obispo el 13 de mayo de 1917, día de la primera aparición de Nuestra Señora en Fátima. Fue elegido Papa el 2 de marzo de 1939. Falleció el 9 de octubre de 1958.

Considerado también el Papa de la paz, luchó, aunque sin conseguirlo, para impedir que se desatara la II Guerra Mundial. En su primer mensaje de Navidad (1939), formuló los principios esenciales para alcanzar la paz:desarme general, reconocimiento de los derechos de las minorias, derecho de todas las naciones a su independencia. Durante la guerra dirigió un vasto programa de ayuda a las víctimas del conflicto, especialmente a los prisioneros de guerra.

Entre su encíclicas más célebres, se cuenta la Mystici Christi, sobre la naturaleza de la Iglesia como cuerpo místico de Cristo (1943); Divino Afflante Spiritu, sobre la Sagrada Escritura (1943); Mediator Dei, sobre la liturgia (1947).

Ferviente devoto de Nuestra Señora, definió el dogma de la Asunción de Nuestra Señora a los Cielos (1951)y dedicó una encíclica a su realeza. Fue gran impulsor del mensaje de Fátima: envió un delegado a coronar la imagen de Nuestra Señora de Fátima (1946) y señaló para Fátima la clausura del Año Santo de 1950-1951.

Juan XXIII

Angello José Roncalli nació el 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte (Bérgamo). fue elegido Papa el 28 de octubre de 1958. Murió el 3 de junio de 1963.

El 25 de enero de 1959 anunció un sínodo diocesano para Roma, la convocatoria de un Concilio Ecuménico y la revisión de Código del Derecho Canónigo. Su obra fundamental fue el Concilio Vaticano II, iniciado en 1962 y terminado en 1965, ya en el siguiente pontificado.

Sus encíclicas tuvieron un cuño eminentemente pastoral: Ad Petri Cathedram (1959), en la que sostenía que la verdad, la unidad y la paz debían ser promovidas en un espíritu de amor, y saludaba a los no católicos como hermanos separados; Mater Et Magistra (1961), desarollando la doctrina social de León XIII y Pío XI; Pacem In Terris (1963), en la que explicaba que el respeto de los derechos y deberes del hombre son el fundamento de la paz mundial, y exhortaba a la convivencia pacífica.

Hizo una peregrinación al Santuario de Fátima, cuando todavía era patriarca de Venecia.

Pablo VI

Juan Bautista Montini nació el 26 de septiembre de 1897 en Concesio (Brescia). Fue elegido Papa el 21 de junio de 1963. Falleció el 6 de agosto de 1978.

Continuó el Concilio Vaticano II y lo clausuró en diciembre de 1965. Hizo varios viajes apostólicos alrededor del mundo, comenzando por Tierra Santa.

Entre sus encíclicas, merecen destacar Mysterium Fidei (1965), sobre el Eucarístia; Populorum Progressio (1967), sobre la justicia social; Sacerdotalis Coelibatus (1967), sobre el celibato sacerdotal; Humanae Vitae (1968), sobre la moral sexual.

Al final de la tercera sesión del Concilio (21 de noviembre de 1964), anunció la concesión de la Rosa de Oro al Santuario de Fátima y el 13 de mayo de 1967, cincuentenario de la primera aparición, peregrinó a este Santuario.

Juan Pablo I

Albino Luciani nació en Forno di Canale (Beiluno) el 17 de octubre de 1912. Fue elegido Papa el 26 de agosto de 1978. Falleció repentinamente el 28 de septiembre del mismo año, después de un pontificado de apenas 33 días.

Su brevísimo pontificado fue suficiente para que se le llegara a conocer como el Papa de la sonrisa y la sencillez.

Cuando todavía era patriarca de Venecia visitó Fátima el 10 de julio de 1977, y de su encuentro con la hermana Lucía al día siguiente, dió buen testimonio en una revista italiana en que resume sintéticamente el mensaje de Fátima.

Juan Pablo II

Karol Wojtila nació el 18 de mayo de 1920 en Wadovice, Polonia. Fue elegido Papa el 16 de octubre de 1978. Falleció el día 2 de Abril del 2005.

En su primera encíclica, Redemptor Hominis (1979), demuestra cómo la libertad y la dignidad humanas deben ser defendidas por la Iglesia; en la segunda, Dives In Misericordia (1980), desarrolló el tema anterior, apelando por la misericordia en un mundo amenazado por la violencia.

Su tercera encíclica, Laborem Exercens (1981), conmemorativa de los noventas años de la Rerum Novarum, propone un nuevo orden económico basado en el derecho de los trabajadores y en la dignidad del hombre; en la cuarta, Slavorum Apostoli (1981), declaró patronos de europa, juntamente con San Benito, a los santos Cirilo y Metodio; la quinta, Redemptoris Mater (1987), escrita en el Año Santo Mariano, es una extraordinaria presentación de la misión de María en la vida de Cristo y de la Iglesia; en la sexta, Redemptoris Custos, hace una reflexión sobre la figura de San José.

Continuó los viajes apostólicos, uno de los cuales fue al Santuario de Fátima el 13 de mayo de 1982, para agradecer a Nuestra Señora de Fátima haberle salvado la vida, exactamente un año antes, en el atentado de la Plaza de San Pedro. Ese día consagró el mundo una vez más a nuestra Señora, renovándola el año 1984 en la Plaza de San Pedro ante la imagen de Nuestra Señora de Fátima, llegada desde la capilla de las Apariciones. En esa ocasión ofreció uno de los proyectiles que le alcanzaron, hoy engastado en la corona preciosa de la misma imagen. Visitó de nuevo Fátima en 1991, y agradeció a la Santísima Virgen la resolución de los acontecimientos en los países del Este de Europa.

Benedicto XVI

Joseph Ratzinger nació el 16 de abril de 1927 (Sábado Santo) en Marktl am Inn (Alemania). Fue elegido Papa el 19 de abril de 2005.

Siendo Cardenal prefecto de la Congragación para la Doctrina de la Fe, presidió la peregrinación aniversaria del 13 de Octubre de 1996.

Es el autor del comentario teológico a la tercera parte del Secreto de Fátima, hecho público en 2000.

En las celebraciones de la peregrinación aniversaria de 12 y 13 de Mayo del 2005 fueron presididas por el Cardenal Patriarca de Lisboa. En el momento de la homilía de la Misa del día 13, D. José de la Cruz Policarpo cumplió el pedido hecho por Benedicto XVI y entregó el pontificado de Joseph Ratzinger en las manos de Maria.

En el 2006 con motivo del 25º aniversario del atentado al Papa Juan Pablo II en la plaza de San Pedro, la Imagen Peregrina visitó el Vaticano y, al final de la Solemne Eucaristía, Benedicto XVI pronunció la siguiente palabras: “Que Maria vele sobre los pastores y sobre el pueblo cristiano; guíe los pasos de las Naciones para el lleno cumplimiento de la gracia del Señor y obtenga para todos la paz: paz en los corazones, en las familias y entre los pueblos. Que el mensaje de Fátima sea cada vez más recibido, comprendido y vivido en todas las comunidades.

Al finalizar la Eucaristía Internacional de la Peregrinación Aniversaria de Junio, el 13 de Junio de 2006, el presidente de la Peregrinación, D. Josef Clemens, secretario del Consejo Pontificio para los Laicos, transmitió a los peregrinos un mensaje de saludo del Papa Benedicto XVI. “El Santo Padre me dijo: «Cuando vaya a Fátima salude en mi nombre todos los peregrinos de todos los países. Pídales una oración por el Papa, para que  pueda realizar su misión de dirigir la Iglesia. Pídales que estén unidos con el Papa»”, afirmó D. Josef Clemens.

El día 30 de Marzo 2007, el Santo Padre Benedicto XVI nombró al Cardenal Ángelo Sodano su Legado Pontificio para las solemnes celebraciones del 90º aniversario de las apariciones. En una misiva, escrita en latín, el Santo Padre recuerda las apariciones de Nuestra Señora, la primera visita de JUAN PABLO II a este santuario en 1982, y su visita a Fátima en Octubre de 1996 cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El 10 de noviembre de ese año, en la visita «Ad Limina» de los Obispos portugueses a Su Santidad en Roma, Benedicto XVI dijo: “Amados Obispos de Portugal, hace cuatro semanas os encontrasteis en el Santuario de Fátima con El Cardenal Secretario de Estado que envié como mi Legado Especial en el cierre de las celebraciones por los 90 años de las Apariciones de Nuestra Señora. Pienso en Fátima como escuela de fe con La Virgen Maria por Maestra.  Allí Ella implantó su cátedra para enseñar a los pequeños Videntes, y después a las multitudes, las verdades eternas y el arte de orar, creer y amar. En la actitud humilde de alumnos que necesitan aprender la lección de  Maestra tan insigne: la Madre de Cristo”.

Durante su visita a Tierra Santa el día 13 de mayo del 2009, el Papa Benedicto XVI se encontraba en Belén y en un mensaje a los presentes dijo: “En esta Fiesta de Nuestra Señora de Fátima, me gustaría concluir invocando la intercesión de Maria, mientras concedo la Bendición Apostólica a los niños y a todos vosotros.

Los días 12 y 13 de mayo del 2010, Su Santidad Benedicto XVI visitó el Santuario de Fátima, para postrase como peregrino ante Nuestra Señora y orar por la Iglesia y el mundo.